¿Cómo fabricar un globo terráqueo?

¿Cómo fabricar un globo terráqueo?

¿Tienes bastante tiempo libre y no sabes muy bien qué hacer con él? ¿Te gustan los trabajos de manualidades?

 

Si estás buscando un globo terráqueo interactivo puedes comprar en Amazon el modelo que ves arriba.

En caso de que te sirva con un modelo más sencillo te propongo lo siguiente: fabricar tu propio globo terráqueo. Puedes inspirarte en los modelos clásicos o diseñar un modelo futurista: tu decides. Pero antes de nada preguntémonos porqué querría alguién fabricar un globo terráqueo.

Los globos terráqueos

¿Qué es un globo terráqueo?

Es un modelo construido a escala de tres dimensiones que representa la forma que tiene nuestro planeta o cualquier otro cuerpo celeste. Comprar un globo terráqueo con luz se ha convertido en una actividad muy habitual para el estudio de la geografía.

Los primeros globos terráqueos datan del siglo III a.C.

El primer globo terráqueo fue construido por el cartógrafo griego Crates de Malos. Los primeros modelos estaban construidos superponiendo láminas de papel sobre una esfera tallada en madera.

Fabricando nuestro propio globo terráqueo

Planificación del trabajo

Déjame que te pregunte una cosa: ¿crees que serías capaz de fabricar tu mismo un globo terráqueo? Yo mismo me lo pregunto y creo sinceramente que, si tuviera que construir uno, no sabría por donde empezar.

globo-terraqueo

Posiblemente sería capaz de construir una esfera bastante exacta ya que existe una gran variedad de herramientas, materiales y técnicas. Creo que esto no sería pues lo más complicado. Ahora bien… ¿y si lo quisieramos con luz? La cosa cambia: estamos obligados a hacerlo hueco y de un material translúcido o de lo contrario nuestra esfera terrestre no se iluminará.

Pero la verdad es que ahí no terminan las dificultadas. Vamos a suponer que hemos conseguido dos semiesferas de plástico huecas y que hemos colocado un portabombillas en su interior. ¿Y ahora qué? Como empezamos a dibujarlo para situar cada continente en su posición correcta. No nos deben quedar distorsionada la silueta de ninguno de ellos y tenemos que respetar la distancia que existe entre los mismos. No es nada fácil, desde luego yo no sabría como hacerlo. Es complicado desplegar una esfera terrestre y convertirla en mapa mundi pero ¿cómo demonios se hace lo contrario?

Tenemos mapas de la más alta precisión de cada uno de los paises del mundo en los que se aprecian con todo detalle hasta el último de sus accidentes geográficos, su litoral costero o el camino que describe cada uno de sus rios. ¿Cómo lo trasladamos a una superficie curva? ¿Cómo diablos se fabrica semejante modelo? Y eso que estamos en pleno siglo XXI donde tenemos todo tipo de avances. ¿Cómo lo hacían en el siglo XV, cuando fue construido el globo terráqueo más antiguo que se conoce y que aún se conserva?

La verdad es que no me extraña que en esos globos los continentes estuvieran tan ahuevados. Precisamente esta cualidad es una de las que más valoran los anticuarios que se dedican a coleccionar globos geográficos. Un defecto humano, una seña de artesanía incuestionable, que deja patente lo difícil que es elaborar una esfera terrestre que represente nuestro planeta de forma fidedigna..

La circunferencia del Ecuador es la más fácil de trasladar

Pongamonos en situación. Ya hemos visto que es dificil. Pero estamos decididos a conseguirlo. Intentémoslo pues. Vamos a coger nuestro mapa mundi y vamos a enrollarlo sobre nuestra esfera. Sobre la circunferencia del ecuador el mapa plano se acopla perfectamente. Podemos aprovechar para hacer unas marcas que determinen el principio y el final de cada continente sobre la línea del ecuador. Esto es fácil y nos simplificará en gran medida nuestra labor.

Una vez que tenemos trasladadas estas coordenadas vamos a hacer lo siguiente: recuperamos nuestro mapa mundi. Como tenemos la esfera marcada lo podemos situar y retirar todas las veces que lo deseemos. Vamos a efectuar sobre él unos cortes a lo largo del ecuador a modo de meridianos. Haremos unos cuantos hacia el norte sobre un mapa y otros cuantos hacia el sur sobre otro mapa mundi que tenemos que conseguir y que debe ser exactamente igual que el anterior. ¿Por qué necesitamos dos mapas mundi? Muy sencillo, porque si estos cortes que hacemos a modo de meridiano se encuentran en el ecuador habremos hecho trizas nuestro mapa. Y esto no es lo que buscamos.

Jugando a “une los puntos”

Ahora que ya tenemos dos mapas mundis laminados a modo de cortinilla de tiras vamos a empezar por el hemisferio norte y vamos a continuar trasladando todas las coordenadas que nos sean posible. Marquemos las más representativas primero: la costa occidental de la Península Ibérica, Gran Bretaña, Nueva York, California, Japón, etc. Continuaremos trazando puntos. Nuestra meta ahora es llenar nuestra esfera de puntos. Enseguida jugaremos a “unir los puntos”. Hacemos lo mismo con el hemisferio sur. Podemos pasar a la siguiente etapa.

Estas referencias que hemos situado en nuestra corteza terrestre son sólo aproximadas, pero no podemos hacer mucho más. Al fin y al cabo el desarrollo de una esfera no es exactamente un mapa rectangular. Pero podemos aceptarlo. Vamos a unir los puntos a mano alzada ayudandonos del mapa para trazar los litorales con la máxima precisión.

¡A colorear!

Si has llegado hasta aquí lo peor ya ha pasado. Ahora sólo hemos de decidir si nuestro globo terráqueo va a ser físico o político. Si lo hacemos político intentaremos marcar con mucho cuidado las fronteras de cada pais para prevenir conflictos territoriales. Si es físico debermos utilizar varios tonos de marrón y verde para indicar la altitud de las montañas y los valles. Un color amarillo para las zonas desérticas y el azul para los mares y oceános (a menos que queramos decorarlo de forma vintage y utilizar tonos marrones también para el agua).

A por el movimiento de rotación: la base, el eje y el meridiano

Está claro que conoces el movimiento de rotación y el de traslación. Tal vez incluso sepas que hay otros dos movimientos más. La verdad es que yo no me acuerdo del nombre de ellos. En nuestra esfera no podemos representar el de traslación, pero si el de rotación.

Necesitamos para ello un eje. Uno de los diseños que se ha empleado mucho para hacer rotar el eje es colocar uno de sus extremos en una base y el otro situarlo en un brazo auxiliar que parte desde el polo sur en la base y llega hasta el polo norte. Este brazo auxiliar se suele llamar meridiano ya que la trayectoria que describe es precisamente la misma que la de un meridiano, sólo que su radio es algo mayor.

¿De qué hacemos la base? Algunos de los globos antiguos tenían preciosas bases fabricadas con latón cepillado o pulido. También se han empleado para ello maderas duras como el roble o el nogal. Nosotros tal vez tengamos que apañarnos con un taco de madera de pino que podemos labrar con la ayuda de un cepillo de carpintero. O bien podemos hacer un molde de goma y rellenarlo de hormigón. En cualquier caso lo importante es que la base sea estable: de ella depende la rotación entera del planeta tierra.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.