Talonarios impresos: muy utilizados por empresas y profesionales por su sencillez y eficacia

A pesar de estar en la era del smartphone, la robótica y los electrodomésticos inteligentes los tradicionales talonarios impresos aún siguen teniendo su utilidad. Muchas empresas, profesionales y autonómos los utilizan día a día para generar sus facturas y albaranes por lo sencillo que resulta el rellenarlos con un simple bolígrafo.

¿Qué son los talonarios impresos y para qué se utilizan?

Los talonarios impresos son unos blocs de hojas de papel encoladas que vienen impresos con diferentes plantillas o tablas para cumplimentar de forma manual. Gracias a ellos se puede confeccionar una factura, un albarán, un recibo de alquiler o una nota de entrega con la única ayuda de un bolígrafo. Su uso no puede ser más sencillo: sólo hay que escribir en cada uno de los campos que necesitemos y arrancar la hoja cuando hayamos terminado.

A continuación se puede ver un ejemplo de talonario impreso, una “propuesta de pedido”:

Un modelo de talonarios impresos: propuesta de pedido

Propuesta de pedido: uno de los modelos de los talonarios impresos

¿Por qué se se siguen utilizando los talonarios impresos?

El hecho de tener que rellenar un formulario a mano parece algo del pasado y en cierta forma lo es. Pero la tecnología no siempre es mejor que los métodos tradicionales y muchas empresas y profesionales conocen este hecho.

Para poder realizar en el ordenador una sencilla factura, se necesita un software de facturación o un programa de hoja de cálculo, diseñar la plantilla, teclear los datos de la factura y finalmente imprimir la misma. Para ello tendremos que haber configurado la impresora y haber comprado un papel adecuado para ella.

Claro está que a una empresa mediana o grande esta labor no le supone ningún problema y ni se plantea utilizar los talonarios impresos. Pero una pequeña empresa o un autonómo puede encontrar más sencillo rellenar a mano el formulario que seguir todo el proceso descrito anteriormente. Con su uso se ahorra la necesidad de comprar un ordenador, saber configurar el software, la impresora, los consumibles de tinta e incluso el papel. Un bolígrafo y un bloc, eso es todo. Es por ello que en pleno año 2018 los talonarios impresos se continúan fabricando y vendiendo sin problemas.

Talonario de camareros numerado

Talonario de camareros numerado

Además en muchos de sus modelos ni siquiera cabe plantearse otra alternativa. Es el caso de los comanderos o talonarios para camareros. Aunque algunos restaurantes utilizan ya comanderos electrónicos es muy dificil que se amortice el coste de los mismos ya que apenas ahorran tiempo.

Tipos de talonarios impresos

Estos son sólo algunas de las plantillas que existen:

  • Facturas, albaranes y pedidos
  • Camareros
  • Presupuestos, vales y notas de entregas
  • Multiusos
  • Llamadas telefónicas
  • Rifas y loterías
  • Salarios
  • Talonarios de caja y recibos
  • Comunidades de propietarios

Formatos de talonarios impresos

Cada una de las plantillas anteriores puede fabricarse en varios tamaños, diferentes idiomas o varias disposiciones de copias. Por ejemplo el talonario de facturas suele ser numerado. El de camareros se puede comprar numerado o sin numerar.

Además podemos elegir el número de copias deseado. Los más sencillos sólo incluyen una copia, es decir la hoja original. Opcionalmente los podemos encontrar duplicados o triplicados (con una copia o con dos copias además de la original). Estos talonarios impresos se conocen como talonarios autocopiativos por el tipo de papel que emplean para realizar la copia, sensible a la presión.

Además es frecuente encontrar en varios idiomas los talonarios. En España los modelos más habituales se pueden conseguir fácilmente en castellano, catalán, gallego y euskera.

¿Dónde comprar talonarios impresos?

Podemos comprar un talonario impreso en tiendas online de materiales de oficina.

Anuncios

La evolución de las pizarras

Sabemos que las pizarras fueron utilizadas por el hombre, como mínimo desde la edad media. Los primeros modelos consistían en una simple tablilla de piedra, precisamente una pizarra, enmarcada generalmente con madera para evitar el astillado de sus bordes. Se acompañaba del pizarrín (la tiza de la época, realizada a base arcilla blanca) y una esponja húmeda para borrar la misma.

pizarra-negra

A partir del siglo XIX debido al encarecimiento del papel esas primeras pizarras comenzaron a utilizarse de forma masiva y así surgió el uso de la pizarra moderna.

Los distintos tipos de pizarras: desde la verde para tiza hasta llegar a la digital interactiva

La pizarra de piedra se dejó de utilizar y quedó sustituida por la pizarra verde. La superficie de este modelo está barnizada con una pintura especial generalmente de color verde oscuro o incluso negro. Este barniz regula la porosidad de la pizarra con un doble objetivo: permitir dibujar sobre ella con la tiza y al mismo tiempo facilitar el borrado total de los trazos sin dejar restos de tiza.

Este salto evolutivo respecto a la pizarra de piedra hace que los pizarrones verdes para tiza se popularicen y se conviertan en la herramienta preferida para la enseñanza en la mayoría de colegios, escuelas e institutos. Aparecen nuevos materiales como el borrador en seco, el portatizas y las reglas, portatizas para pentagramas y compases. Esto permitió extender el uso de la pizarra para la enseñanza de materias como el dibujo técnico o la música.

Desde entonces los diferentes fabricantes y marcas de pizarras continúan mejorando las mismas y se alcanza la pizarra blanca para rotuladores de borrado en seco. Esto supone una importante mejora ya que se pueden utilizar diferentes colores sobre el tablero de la pizarra y además se pasa del fondo oscuro verde o negro a uno mucho más claro y luminoso: el blanco. Claro está que también se pueden utilizar las tizas de colores pero los trazos de las mismas nada tienen que ver con las líneas perfectamente nítidas y definidas que realiza un buen rotulador para pizarra blanca de una buena marca como Bic Velleda o Edding.

Con la pizarra blanca y la diversificación de sus medidas y tamaños (algo que ya había ocurrido también con las pizarras para tiza) su uso se extiende aún más y ya se puede encontrar en hospitales, oficinas, autoescuelas, talleres, fábricas y especialmente en los centros formativos como academias de idiomas. Incluso se compran por las comunidades de vecinos o usuarios domésticos para su propio domicilio.

Por último se producen dos nuevas mejoras en el mundo de la pizarra. En primer lugar la pizarra para proyecciones. Lo único que tiene de especial es que su barniz tiene un acabado mate. Esto permite proyectar sobre la misma la imagen de un retroproyector o el  video de un proyector multimedia sin que se produzcan reflejos no deseados.

pizarra-digital

Finalmente la pizarra digital interactiva dispone de una pantalla sensible a la presión que permite dibujar sobre ella con la mano o con dispositivos apuntadores también llamados stylus.

Otros formatos de pizarras

Además de los tipos de pizarras que se han señalado arriba hay que aclarar que también se han creado nuevos productos que si bien no son exactamente un nuevo tipo de pizarra si que suponen una nueva forma de presentación.

Por ejemplo existen rollos adhesivos de una lámina recubierta con un tratamiento especial que permite convertir cualquier superficie en una pizarra blanca. También existe esto mismo pero en formato de pintura líquida para transformar cualquier pared en un pizarrón blanco gigante.

¿Cómo se fabrica una pizarra?

Ya sean para tiza o para rotuladores el proceso es el mismo y resulta extremadamente simple gracias a la mejora tecnológica que han experimentado los barnices superficiales. En primer lugar se corta el tablero a las dimensiones adecuadas. Tanto si es de madera como de chapa. Posteriormente se instala una perfilería metálica o de madera en todo el perímetro de este tablero para reforzar sus bordes. Sólo queda atornillar unos herrajes en la parte posterior para colgarla en la pared. La pizarra está lista para su uso. Algunos modelos incluyen un cajetín para guardar los marcadores y el borrador. En los magnéticos se puede pegar el borrador a la pizarra y se venden cubiletes imantados para depositar en ellos los rotuladores.

¿Qué marcas de pizarras existen?

Algunos de los principales fabricantes de estas pizarras son Faibo, Rocada o Madi.

¿Dónde comprar estas pizarras?

Se pueden comprar pizarras blancas o verdes en papelerías online como http://www.ofistore.com. También se puede encontrar algún modelo para proyección. En cuanto a los modelos digitales o interactivos es mejor acudir a algún centro especializado en informática o electrónica de consumo.