Los relojes de pared: pasan desapercibidos pero son imprescindibles

Un reloj de pared es un objeto en el que no reparamos hasta que se gastan sus pilas. Cuando pierde la sincronización y deja de indicarnos la hora correcta nos damos cuenta de que algo sucede. En realidad lo consultamos todos los días varias veces sin ser conscientes de ello. También podemos percatarnos de este hecho cuando se cambia de sitio. La costumbre nos lleva a mirar a su viejo emplazamiento una y otra vez.

Con numerosas formas, diferentes diámetros, varios fondos de esfera y multiples estilos y colores de minuteros y segunderos un reloj de pared es un elemento imprescindible en cualquier oficina. A menos que llevemos puesto un reloj de muñeca, no sabremos la hora más rápido en ningún otro sitio. El móvil lleva tiempo desbloquearlo y en el ordenador no siempre estamos en alguna pantalla en la que se muestre la hora.

Por ello comprar un reloj de pared es algo recomendable para mejorar el rendimiento y la productividad de la oficina.

Las mini grapadoras escolares de bolsillo

Las grapadoras sirven para coser entre sí varias hojas o folios de papel, eso está claro. ¿Pero cómo lo hacen exactamente? Su funcionamiento es bastante sencillo: simultáneamente comprimen las hojas de papel al mismo tiempo que hacen pasar a traves de ellas la grapa. Eso es todo. Según sea el grosor del papel, el número de hojas a unir y el tipo de grapas que queramos utilizar habrá que comprar uno u otro modelo, en esta ocasión vamos a centrarnos en las grapadoras escolares de bolsillo.

Mini grapadora escolar de bolsillo

Mini grapadora escolar de bolsillo Petrus Bambina

¿Qué caracteriza a la grapadora escolar de bolsillo?

Como se ha apuntado en la introducción estas máquinas tienen que ser capaces de atravesar los documentos con la grapa. Las grapas corren a través de un canal y son empujadas por el martillo que recibe la fuerza desde la zona superior de la grapadora. Cuanto mayor es el brazo de la grapadora, mayor es la fuerza generada gracias al mecanismo de palanca. Es aquí donde difieren las grapadoras de bolsillo: su brazo pulsador es de dimensiones muy reducidas. Por este motivo estos diminutos utensilios no nos permitirán grapar un alto espesor de folios.

Pero este inconveniente es al mismo tiempo su principal virtud. Y es que gracias a su diminuto tamaño la grapadora escolar de bolsillo se puede llevar en cualquier sitio: en un el abrigo, en la mochila, en el maletín del portátil, en el coche o en nuestro portafolios. Resumiendo, estas grapadoras:

  • Tienen dimensiones muy reducidas
  • Pueden utilizar grapas normales o pequeñas
  • Sólo grapan entre 5 y 15 hojas de papel según el modelo

¿Qué se puede comprar como alternativa a la grapadora escolar de bolsillo?

No existe una alternativa real pero si la situación no permite ni siquiera emplear una de estas herramientas de oficina sólo nos quedan dos opciones: comprar clips del tamaño más pequeño que encontremos o pinzas abatibles.

Es evidente que no es lo mismo puesto que ninguna de estas soluciones son permanentes, pero es la aproximación mas cercana que puede realizarse.