¿Qué pasa con la marca UniSystem?

¿Qué pasa con la marca UniSystem?


Uni systemEn esta ocasión, os voy a hablar de una marca prácticamente desaparecida a día de hoy. En su día, fue la marca más importante (junto con Elba) de archivadores de anillas y carpetas. También de otros complementos de clasificación y archivo, por ejemplo los separadores de pestañas de colores y los índices alfabéticos. Estoy hablando de UniSystem, una las muchas marcas con las que Unipapel comercializaba sus productos de papelería. UniSystem era el nombre escogido para el sector de la clasificación y archivo de documentos.

Pienso que es casi imposible que no te hayas topado en alguna ocasión con alguno sus productos. Todavía hoy se pueden encontrar en las estanterías de cientos de oficinas. ¿Cómo pudo desaparecer una de las marca más valoradas y reconocida de archivadores y carpetas de oficina? Con este artículo, estreno una nueva sección, Marcas Olvidadas, en la que os iré contando la historia de ésta y otras marcas de papelería olvidadas o desaparecidas.

Archivadores Unisystem de Unipapel
Archivadores Unisystem Color

La historia de UniSystem

Es muy improbable que no hayas utilizado nunca algún producto de Unipapel. Hoy (Febrero de 2019) se encuentra en suspensión de pagos. En su día fue el mayorista más importante de material de oficina y papelería de España. Era una empresa eficiente que suministraba la mayoría de productos vendidos en todas las papelerías del pais. ¿Cómo llego a serlo?

Los origenes de la empresa Unipapel se remontan hasta 1944. En ese año se fundó la empresa “Industrias Papyrus”. Más tarde en 1957 surgió “Segundo Moreno” y en 1963 lo hizo “Vascongada de sobres y bolsas”. Unipapel nace en 1976 como resultado de la fusión de estas tres empresas. Su nombre lo deja claro. Una unión de tres grupos papeleros fuertes con grandes aspiraciones. En 1980 se inaugura su mítica fábrica de Tres Cantos, en Madrid. En 1986 sale a bolsa. En 1989 se crea Ofiservice, una filial de venta por catálogo. En los 90 fruto del éxito se crean nuevas fábricas. Unipapel se había convertido en la primera empresa española del sector papelero.

¿Por hacer bien las cosas? ¿No? Bueno, en parte si, y en parte no.

En 2010 supimos de la participación de Unipapel en un cártel—el cártel del sobre electoral—que pactó precios para repartirse el mercado de los sobres electorales. Mediante el amaño de los concursos de licitación un grupo de empresas se repartió el suministro de los sobres con precios inflados. Lo curioso es que fue la propia Unipapel (en ese momento adquirida por Adveo) la propia denunciante. Con su proceder se libro de la condena de la CNC (Comision Nacional de Competencia) que sí multó al resto del cártel, pero esto es otra historia….

Dejando este asunto al margen, Unipapel fue una empresa muy eficiente con un servicio de logística y entrega envidiables. Las papelerías hacían los pedidos por la tarde y por la mañana siguiente tenían los productos en la puerta. También esto le ayudó a ser la primera empresa papelera del país. Bueno, esto y su estrategia de marcas.

Las marcas de Unipapel

Decíamos que UniSystem era la marca que Unipapel utilizaba para archivadores, carpetas y artículos de clasificación y archivo en general. Pero Unipapel tenía muchas marcas más. Bajo el nombre de UniRepro comercializaba papel de fotocopiadora. UniOffice para articulos de escritura y correción: típex, bolígrafos, marcadores fluorescentes, etc. La propia Papyrus (una de las empresas del grupo) aportaba los cuadernos y libretas. Mas tarde también llegaron los cuadernos Guerrero. En los sobres utilizaba Autodex para designar el cierre autoadhesivo y OpenSystem para el sistema de apertura rápida mediante banda troquelada.

UniSystem
Archivadores Uni system Novocolor

Así, marca tras marca es como Unipapel fue llenando su catálogo de productos. Sus artículos, de buena calidad, estaban bien valorados por los usuarios y gozaban de buena fama. La mayoría de sus marcas eran sinónimo de calidad y estaban presentes en casi cualquier papelería y oficina. Nada parecia poder poner en peligro al grupo.

La mala estrategia empresarial

Unipapel decidió diversificar su oferta de productos introducir nuevas referencias en su catálogo. Digamos que descuidó sus productos estrella—los que el propio grupo fabricaba—para introducir cada vez más categorías de productos en su descomunal catálogo de 800 páginas. Y, de alguna forma, esto fue lo que la llevó a la quiebra.

Año 2009, Unipapel compra a Adimpo (empresa distribuidora de consumibles de impresión). En 2011 vende Ofiservice. En el mismo año, compra a Spicers, un lider Europeo del material de oficina. Spicers tenía un excelente sistema informático. Su forma de trabajar era bastante eficiente. Por entonces, me atrevería a decir, muy superior a la de Unipapel. Pero el comprador manda. Unipapel la absorbió y desmanteló su infraestructura. En 2012, cambia su nombre a Adveo. Unipapel ya no iba a levantar cabeza.

En los años posteriores continuo con arriesgadas operaciones de compra venta, que no sólo no aumentaban su facturación, sino que estaban endeudando al grupo y comprometiendo su existencia. Años 2013-2017, Adveo comienza a externalizar servicios y despedir empleados. Seguían sin funcionar las cosas. Mientras, Amazon y Comercial del sur—otro grupo papelero—se apresuraban a robarle cuota de mercado.

A finales de 2018, Adveo, la antigua Unipapel, entra en suspensión de pagos.

¿Pero qué es lo que paso con los archivadores UniSystem?

Cuando Unipapel decide cambiar su nombre a Adveo, también empieza a abandonar sus marcas originales. Las que tan buen resultado le dieron en su día. Se introducen nuevas marcas. Concretamente, UniSystem fue sustituida por Pergamy. Pero las oficinas y usuarios domésticos, que tenían archivadores y carpetas de UniSystem en sus estanterías, no querían Pergamy. Querían la misma carpeta pues no deseaban alterar la estética de la estantería. Lo cual es lógico. Por ejemplo, Elba, su competidora principal, apenas si ha modificado la estética de sus archivadores. Y desde luego, no ha decidido cambiar el nombre.

UniSystem dejó de fabricarse, pero aún quedaban miles de unidades fabricadas por vender. De hecho, todavía hoy, en los almacenes de algunas papelerías, es posible encontrar existencias. Y, paradójicamente uno de los lugares donde se están liquidando las últimas existencias de los archivadores, carpetas y cajas de archivo de UniSystem; es en Amazon. Así que, si eres una de esas personas que tiene uno de estos archivadores UniSystem y estás buscando desesperadamente uno del mismo tamaño, diseño y color puedes probar suerte antes de que desaparezcan definitivamente.


Unisystem 090815 – Carpeta 2 anillas,25 mm, color amarillo

Comprar en Amazon



Unisystem 68358 – Pack de 10 archivadores definitivos

Comprar en Amazon



Unisystem 092474 – Archivador, 70 mm, color azul

Comprar en Amazon



Unisystem 92483 – Archivador color A4, 70 mm, color gris

Comprar en Amazon



Unisystem P4004303 – Box de 2 módulos archivadores A4, color negro

Comprar en Amazon

Los elementos de sujeción para oficinas: grapas, clips y broches

Los elementos de sujeción para oficinas: grapas, clips y broches


Entre los artículos de papelería más comprados por las oficinas se encuentran los elementos de sujeción de documentos. Estos artículos nos permiten agrupar y retener las hojas de los documentos de manera efectiva. La cualidad que une a todos estos productos es que retienen los documentos en sí mismos. Sin archivarlos en un soporte adicional. En esto se diferencian de otros objetos como las carpetas, los dosieres o las fundas de plástico. Los elementos de sujeción se emplean cuando queremos tener los documentos bien accesibles para realizar algún tipo de proceso con ellos.

Tipos de elementos de sujeción

Según la naturaleza de su unión podemos clasificar estos elementos en dos tipos:

  • Elementos fijos o permanentes: las grapas
  • Elementos temporales: clips y pinzas.

En el caso de la grapa hay que observar que existe un tipo de grapado especial (el grapado abierto) que permite un unión más superficial de las hojas. Esta unión está especialmente diseñada para retirarse posteriormente. Sin embargo como se necesita un quitagrapas para ello consideramos que es una unión permanente. Al contrario con el resto de los elementos temporales como las anillas o los clips pueden retirarse sin necesidad de instrumental alguno.

Las grapas, la manera más económica de agrupar documentos

Grapadora y quitagrapas
Grapadora, grapas y quitagrapas

El grapado es uno de los de los elementos de sujeción más empleados en las oficinas. Es un sistema muy económico que sólo requiere de una herramienta sencilla y económica para su uso: la grapadora.

Con una grapadora sencilla podemos unir de manera semipermanente o permanente fajos de entre diez y treinta hojas de papel. Con los modelos más robustos podremos coser hasta 200 hojas.

Las ventajas de este sistema es que el coste por unión es el más bajo de todos. Una grapa es más económica que un clip y la diferencia de precio respecto a un encuadernador o una pinza aún es mayor. Su contrapartida es la necesidad de la grapadora. Algo que no es necesario con el resto de elementos de sujeción.

Los clips

El primer objeto comercializado como clip fue patentado en Estados Unidos en 1867. No era un elemento de sujeción diseñado para sujetar papeles entre sí sino para fijar etiquetas en productos textiles. Sin embargo a partir de esta patente surgieron numerosas variantes que nos llevan hasta 1899 donde se inventa un elemento muy similar al clip actual.

Linea del tiempo de la invención del clip sujetapapeles

La mayoría de los diseños de clips sujetapapeles están elaborados con alambre de acero -aunque también existen clips de plástico-. El diseño más habitual es un doble bucle incompleto (la segunda vuelta no llega a estar completa). El patrón del doble bucle puede tomar diferentes formas: rectangular, circular o triangular. Esto condiciona la facilidad de inserción del mismo pero no tanto su efectividad. De hecho el principio del funcionamiento del clip de oficina está basado en dos propiedades: la torsión y la fricción.

¿Cómo funciona un clip de oficina?

Clips de colores
Clips de oficina de colores

Al separar los bucles entre sí sin superar el límite elástico del acero (esfuerzo de torsión) el clip intenta recuperar su posición inicial creando una tensión entre ambos bucles. Esta tensión es la que se aprovecha para la sujeción del papel. Para que las hojas no se resbalen se es necesario que exista una cierta fricción entre el alambre y el papel.

Si sobrepasamos el límite elástico del alambre de acero el clip queda deformado e inservible. Lo hacemos cuando desenrrollamos un clip para activar el botón reset de algún dispositivo electrónico. Si el clip está hecho de un material menos elástico como el plástico un esfuerzo excesivo puede ocasionar la rotura del material.

El revestimiento de los clips de oficina

El acero ordinario o acero al carbono es el material más utilizado para el alambre de los clips. Es económico pero presenta un inconveniente: es poco resistente a la corrosión. Por ello se debe aplicar algún tipo de protección contra ésta. Las soluciones más extendidas consisten en revestir el clip con una película plástica o bañarlo en un metal resistente a la oxidación ambiental como el zinc, el cobre o el níquel. De no ser por esta protección estos elementos de sujeción terminarían por ensuciar los documentos de papel de óxido. Esto no se aplica -obviamente- en los clips de plástico.

Los broches sujetapapeles pueden ser fijos o abatibles

pinzas.fijas
Broches fijos para sujetar papeles entre sí

Existen dos opciones de broche o pinza sujetapapeles: los fijos y los abatibles. La pinza fija es más antigua que la abatible. Hoy apenas se utiliza. Estos elementos de sujeción nos permiten mantener unidas varias hojas de papel entre sí. Son efectivas para retener diferentes cantidades de documentos gracias a la gran potencia de su resorte.

El motivo por el que dejó de emplearse la pinza fija es porque es mucho más incómoda. La mayor parte de la misma sobresale del fajo de hojas y sus brazos entorpecen el apilado del papel. Una pinza abatible permite volver hacia dentro los brazos una vez que se ha fijado sobre el papel. Las pinzas abatibles son mucho más discretas y efectivas. Al igual que las fijas se pueden retirar cuando sea necesario plegando de nuevo sus brazos.

La pinza es un elemento de sujeción muy potente que no deja marcas sobre el papel. A diferencia del clip las pinzas casi siempre son metálicas ya que una pinza de plástico apenas podría retener hojas. Su funcionamiento también se basa en la torsión y la elasticidad del acero. La pinza moderna está formada por una pieza metálica en forma de “U” que se deforma con la ayuda del esfuerzo multiplicador de palanca que se obtiene mediante sus brazos. De nuevo no podemos sobrepasar el límite elástico del acero o dejaríamos la pinza con una deformación permanente. Es decir abierta.