Publicado en Papel

¿Para qué sirve el papel vegetal? Formatos y tipos de papel vegetal


Las dos cualidades que definen al papel vegetal son su alta transparencia y su textura satinada. Estas características lo convierten en un soporte ideal para numerosas aplicaciones, tanto en el campo del dibujo técnico (ingeniería, arquitectura) como en el de bellas artes: ilustración, cómic, animación, etc.

¿Para qué sirve exactamente el papel vegetal? ¿Por qué es mejor que otros tipos de papel?

Aplicaciones del papel vegetal en oficina técnica

Una hoja de papel vegetal tiene una elevada transparencia. Si superponemos una lámina de papel vegetal sobre otra, podemos observar la hoja inferior con bastante nitidez. Por ello, el papel vegetal es un material ideal para calcar. De hecho al papel vegetal también se lo conoce como papel de calco.

Calcar con papel vegetal es algo que se hace, no sólo en dibujo artístico, sino también en oficina técnica. Es bastante común que los planos de edificios o los proyectos de ingeniería esten formados por varias capas. Cada una de estas capas se puede intercalar para tener una vista de la pieza o del plano con mayor o menor nivel de detalle. Aquí se puede ver un ejemplo. La marca del círculo y el aspa sirve para alinear correctamente cada una de las láminas.

Superposición de planos con papel vegetal

Gracias al papel vegetal se puede calcar rápidamente el contorno de la pieza. Después se añaden los detalles necesarios de la capa concreta. Esta técnica manual también se utiliza de forma virtual en el diseño asistido por ordenador (CAD). Programas como AutoCAD o LibreCAD nos permiten añadir, nombrar, ordenar, ocultar y agrupar las diferentes capas del dibujo para organizar de manera más eficiente los dibujos complejos.

Los dibujantes y delineantes pueden emplear varios tipos de materiales sobre el papel vegetal. Su textura facilita la adherencia de medios como el grafito o la tinta china. Portaminas, estilógrafos y rotuladores calibrados son los instrumentos de trazado más utilizados el dibujo técnico sobre papel vegetal.

El papel vegetal en la animación

La alta transparencia del papel vegetal se consigue sumergiendo el papel en ácido sulfúrico. El ácido transforma la estructura de las fibras de celulosa—que ya es algo translúcida de por sí. El resultado es un papel de aspecto blanquecino cuando esta en bloque pero altamente transparente cuando sólo tenemos una lámina. Sin embargo existe una variedad de papel vegetal, mucho más transparente que permite una superposición de capas completamente transparente. Este tipo de papel vegetal, también conocido como acetato, se utiliza para la animación clásica.

Debido al gran número de fotogramas requerido para hacer una animación se utilizan diversas técnicas que permiten ahorrar horas de trabajo. Por ejemplo, se puede dibujar un fondo que será compartido varias veces. Para dibujar el fondo se puede utilizar papel de dibujo convencional. Después, los personajes se dibujan en acetatos de papel vegetal transparente. Estas capas se superponen sobre el fondo en la posición requerida y se fotografian.

Dibujos de animaciónDe esta forma el dibujante se ahorra tener que dibujar el fondo para cada una de las escenas. Además las propias figuras del personaje también se pueden reutilizar en muchos otros lugares añadiendo simplemente pequeñas variaciones. Por ejemplo, se pueden dibujar los brazos y las piernas en un otro acetato de papel vegetal.

Para dibujar sobre papel vegetal se pueden utilizar lápices de grafito, rotuladores artísticos de colores, plumilla de tinta china, etc.

Uso del papel vegetal para las manualidades escolares

Otra de las aplicaciones posibles que tiene el papel vegetal es como material de manualidades. Al ser un material translúcido tamiza ligeramente el paso de la luz. Este efecto se emplear para simular vidrieras, ventanas, lámparas, etc. farolillos y quinqués son algunas de las opciones.

Al tener una textura bastante firme y consistente, el papel vegetal también sirve para crear figuras y volúmenes, por ejemplo, se pueden montar prismas y pirámides plegando y encolando las diferentes caras de la figura.

Papel vegetal para maquetas y kits de modelismo

Debido a la manera en la que el papel vegetal deja pasar la luz se utiliza mucho en las maquetas de madera y algunos kits de modelismo. El papel vegetal se recorta fácilmente con tijeras sin que se desgarre. Los modelistas y artesanos los fijan en las maquetas de vehículos o casitas de muñecas utilizando un adhesivo universal o cola de carpintero cuando la maqueta es de madera.

Tipos y formatos de papel vegetal

El papel vegetal se puede comprar en varios formatos. El más habitual es el de láminas sueltas. Estas láminas están disponibles en medidas Din (A4, A3, A2, A1, A0) o bien en el formato utilizado por la cartulina escolar (50×65 cm). También se puede encontrar en formato bloc, bien encolado o bien en forma de cuadernillo con espiral metálica. También existe una variante que es el papel vegetal milimetrado, muy útil para representaciones gráficas, dibujos a escala, etc.

Otra posibilidad es comprar el papel vegetal en rollo. Los rollos de papel vegetal se utilizan, sobre todo, para la impresión de planos en impresora tipo plotter.

También existe otro tipo de papel vegetal, utilizado no en el campo de las bellas artes o del dibujo técnico, sino en el de la cocina. Es el papel vegetal para hornear. Este papel vegetal no es translúcido como el de papelería. Es de color marrón kraft natural. Sin embargo si presenta la misma textura ultra satinada con un tacto bastante aceitoso. Tiene cualidades antiadherentes que lo hacen ideal para evitar que se peguen los alimentos a la bandeja del horno.

Publicado en Dibujo, Historia

Faber-Castell, el gigante europeo de la papelería


¿Quién no usó jamás sus productos? ¿Quién puede afirmar que la existencia de Faber-Castell le es ajena? Faber es cuando menos tan conocida por sus reglas como lo es Bic por sus bolis; Milan, por sus gomas; o Staedtler, por sus lápices.  Pero ¿nunca te preguntaste dónde y cómo surgió esta marca? ¿Y el porqué de su nombre?

Dibujo y pluma estilográfica de la marca Faber-Castell
Pluma estilográfica Faber-Castell

¿Quién fundó la compañía Faber-Castell?

Hace ya tres siglos que el señor Kaspar Faber decidió aventurarse a crear esta mítica compañía, lo que sucedió, concretamente, en el año 1761. Curiosamente, por aquel entonces el —Castell no aparecía en el nombre. Y tampoco era elaborar material de oficina el propósito de la empresa. No. Lo que Kaspar fundó fue un taller de carpintería en Stein, Núremberg (Alemania).

Es muchos años después, cuando al contraer su nieta matrimonio con el conde Alexander zu Castell-Rüdenhausen, y por miedo a perder el apellido paterno, como ocurre en tantas otras familias, se añade el apellido Castell al nombre de la compañía. Es así como surge una de las marcas de papelería con nombre compuesto más famosas de Europa.

El lápiz de madera y grafito, la estrella de Faber

El negocio de carpintería en un intento por diversificar su actividad comenzó a elaborar lapiceros con barril de madera. ¡Quién iba a decir a Faber-Castell que sería precisamente el lápiz, y no el mueble, el producto que la haría mundialmente conocida!

Por ser el lápiz el producto estrella de la firma no nos extraña la inconmesurable variedad de lápices del catálogo. En efecto, Faber fabrica todo tipo de lápiz: de grafito y de color, con mina de cera o aceite, con alma fluorescente, imborrables de seguridad: para proteger cheques y documentos…

Faber-Castell presume de ser el mayor fabricante de lápices ecológicos del mundo. La madera que usa procedente de bosques gestionados y cultivados por la propia compañía sirve como argumento a lo anterior.

De hecho, las más de 12 000 hectáreas de bosque reforestadas por la compañía dan hogar a 61 especies de mamíferos y 212 de aves, algunas en peligro de extinción.

Nuevos productos de Faber-Castell y especialización en el sector del dibujo técnico

A pesar del éxito, la aventura de Faber no se detuvo con el lápiz de grafito. La compañía incorporó a su catálogo una ingente selección de pinturas de madera para escolares y artistas: los Polychromos, con núcleo de óleo; los acuarelables de Alberto Durero, con alma soluble en agua; algunos más; y todos ellos luciendo una impresionante gama de colores.

Sin embargo, la familia de Bavaria insistía en diversificar. Y así es como llegan nuevos productos, nuevas familias. Faber-Castell se embarca hacia nuevos territorios: hacia los confines del dibujo técnico.

Hoy las reglas, escuadras y cartabones de Faber-Castell —sí, las del mítico y característico verde Faber— son para muchos y muchas los mejores útiles de dibujo técnico del mercado. La ausencia de graduación, y el preciso mecanizado a escuadra del borde, que facilita que lápices y estilográfos se deslicen por ellas con suavidad y creando líneas perfectas y nítidas, son las claves de su éxito.

Siguiendo con lo anterior, llega el compás de precisión con bigotera, así como el portaminas —versión mecánica de su precioso y preciso lapicero—, los rotuladores calibrados… Y las plumas estilográficas, que completan la familia de productos para dibujo técnico.

Faber-Castell en la actualidad

Para concluir, el catálogo de Faber-Castell ha engordando, y mucho, con el paso del tiempo, algo inevitable para poder competir con otros gigantes de la papelería como Staedtler, Stabilo, Milan o Bic. De esta manera, hoy sus productos se pueden clasificar en tres secciones. Por un lado, los de alta gama, para artistas y profesionales, en esta línea se incluyen las estilográficas de lujo Graf von Faber-Castell.

En segundo lugar, los productos Faber-Castell orientados a uso escolar y oficinas —tales como rotuladores, lápices de colores baratos, subrayadores— que encontramos en cualquier papelería de barro o tiendas online; y, finalmente, los que poseen una calidad intermedia, enfocados hacia los estudiantes de arte y dibujantes que requieren un equilibrio entre precio y calidad. En esta última familia se incluyen marcas como Goldfaber.

productos faber-castell lapices acuarelables
Lápices acuarelables Goldfaber para dibujantes aprendices y estudiantes de arte