Las mini grapadoras escolares de bolsillo

Las grapadoras sirven para coser entre sí varias hojas o folios de papel, eso está claro. ¿Pero cómo lo hacen exactamente? Su funcionamiento es bastante sencillo: simultáneamente comprimen las hojas de papel al mismo tiempo que hacen pasar a traves de ellas la grapa. Eso es todo. Según sea el grosor del papel, el número de hojas a unir y el tipo de grapas que queramos utilizar habrá que comprar uno u otro modelo, en esta ocasión vamos a centrarnos en las grapadoras escolares de bolsillo.

Mini grapadora escolar de bolsillo

Mini grapadora escolar de bolsillo Petrus Bambina

¿Qué caracteriza a la grapadora escolar de bolsillo?

Como se ha apuntado en la introducción estas máquinas tienen que ser capaces de atravesar los documentos con la grapa. Las grapas corren a través de un canal y son empujadas por el martillo que recibe la fuerza desde la zona superior de la grapadora. Cuanto mayor es el brazo de la grapadora, mayor es la fuerza generada gracias al mecanismo de palanca. Es aquí donde difieren las grapadoras de bolsillo: su brazo pulsador es de dimensiones muy reducidas. Por este motivo estos diminutos utensilios no nos permitirán grapar un alto espesor de folios.

Pero este inconveniente es al mismo tiempo su principal virtud. Y es que gracias a su diminuto tamaño la grapadora escolar de bolsillo se puede llevar en cualquier sitio: en un el abrigo, en la mochila, en el maletín del portátil, en el coche o en nuestro portafolios. Resumiendo, estas grapadoras:

  • Tienen dimensiones muy reducidas
  • Pueden utilizar grapas normales o pequeñas
  • Sólo grapan entre 5 y 15 hojas de papel según el modelo

¿Qué se puede comprar como alternativa a la grapadora escolar de bolsillo?

No existe una alternativa real pero si la situación no permite ni siquiera emplear una de estas herramientas de oficina sólo nos quedan dos opciones: comprar clips del tamaño más pequeño que encontremos o pinzas abatibles.

Es evidente que no es lo mismo puesto que ninguna de estas soluciones son permanentes, pero es la aproximación mas cercana que puede realizarse.

 

 

Anuncios

Talonarios impresos: muy utilizados por empresas y profesionales por su sencillez y eficacia

A pesar de estar en la era del smartphone, la robótica y los electrodomésticos inteligentes los tradicionales talonarios impresos aún siguen teniendo su utilidad. Muchas empresas, profesionales y autonómos los utilizan día a día para generar sus facturas y albaranes por lo sencillo que resulta el rellenarlos con un simple bolígrafo.

¿Qué son los talonarios impresos y para qué se utilizan?

Los talonarios impresos son unos blocs de hojas de papel encoladas que vienen impresos con diferentes plantillas o tablas para cumplimentar de forma manual. Gracias a ellos se puede confeccionar una factura, un albarán, un recibo de alquiler o una nota de entrega con la única ayuda de un bolígrafo. Su uso no puede ser más sencillo: sólo hay que escribir en cada uno de los campos que necesitemos y arrancar la hoja cuando hayamos terminado.

A continuación se puede ver un ejemplo de talonario impreso, una “propuesta de pedido”:

Un modelo de talonarios impresos: propuesta de pedido

Propuesta de pedido: uno de los modelos de los talonarios impresos

¿Por qué se se siguen utilizando los talonarios impresos?

El hecho de tener que rellenar un formulario a mano parece algo del pasado y en cierta forma lo es. Pero la tecnología no siempre es mejor que los métodos tradicionales y muchas empresas y profesionales conocen este hecho.

Para poder realizar en el ordenador una sencilla factura, se necesita un software de facturación o un programa de hoja de cálculo, diseñar la plantilla, teclear los datos de la factura y finalmente imprimir la misma. Para ello tendremos que haber configurado la impresora y haber comprado un papel adecuado para ella.

Claro está que a una empresa mediana o grande esta labor no le supone ningún problema y ni se plantea utilizar los talonarios impresos. Pero una pequeña empresa o un autonómo puede encontrar más sencillo rellenar a mano el formulario que seguir todo el proceso descrito anteriormente. Con su uso se ahorra la necesidad de comprar un ordenador, saber configurar el software, la impresora, los consumibles de tinta e incluso el papel. Un bolígrafo y un bloc, eso es todo. Es por ello que en pleno año 2018 los talonarios impresos se continúan fabricando y vendiendo sin problemas.

Talonario de camareros numerado

Talonario de camareros numerado

Además en muchos de sus modelos ni siquiera cabe plantearse otra alternativa. Es el caso de los comanderos o talonarios para camareros. Aunque algunos restaurantes utilizan ya comanderos electrónicos es muy dificil que se amortice el coste de los mismos ya que apenas ahorran tiempo.

Tipos de talonarios impresos

Estos son sólo algunas de las plantillas que existen:

  • Facturas, albaranes y pedidos
  • Camareros
  • Presupuestos, vales y notas de entregas
  • Multiusos
  • Llamadas telefónicas
  • Rifas y loterías
  • Salarios
  • Talonarios de caja y recibos
  • Comunidades de propietarios

Formatos de talonarios impresos

Cada una de las plantillas anteriores puede fabricarse en varios tamaños, diferentes idiomas o varias disposiciones de copias. Por ejemplo el talonario de facturas suele ser numerado. El de camareros se puede comprar numerado o sin numerar.

Además podemos elegir el número de copias deseado. Los más sencillos sólo incluyen una copia, es decir la hoja original. Opcionalmente los podemos encontrar duplicados o triplicados (con una copia o con dos copias además de la original). Estos talonarios impresos se conocen como talonarios autocopiativos por el tipo de papel que emplean para realizar la copia, sensible a la presión.

Además es frecuente encontrar en varios idiomas los talonarios. En España los modelos más habituales se pueden conseguir fácilmente en castellano, catalán, gallego y euskera.

¿Dónde comprar talonarios impresos?

Podemos comprar un talonario impreso en tiendas online de materiales de oficina.